Presta atención a esta historia:

“En el apogeo de la burbuja de las puntocom a finales del siglo XX, Webvan se destacó como una de las nuevas startups más atrayentes con una idea que potencialmente podía interesar a todos los hogares de Estados Unidos. Después de conseguir uno de los botines financieros más grandes jamás vistos (más de 800 millones de dólares estadounidenses), la compañía pretendía revolucionar el negocio de la alimentación minorista (con un volumen de facturación anual de 450.000 millones de dólares) con un sistema para hacer pedidos online y con un servicio de entrega en la puerta en el mismo día. En Webvan creían que la suya sería una de las primeras «aplicaciones rompedoras» de internet: los clientes sólo tendrían que seleccionar, hacer clic y realizar el pedido.

El consejero delegado de Webvan dijo a la revista Forbes que su empresa «dictaría las normas para el mayor sector de consumo de la economía» Además de acumular millones de dólares, parecía que los creadores de Webvan hacían todo bien. Respaldados por inversores de capital riesgo experimentados, la empresa empezó una carrera para construir grandes almacenes automatizados y compró flotas de furgones de reparto, y a la vez construyó un sitio web fácil de usar. Webvan contrató a un consejero delegado con mucha experiencia procedente del sector de la consultoría. Incluso a los primeros clientes realmente les gustó el servicio. Sin embargo, apenas veinticuatro meses después de su salida a bolsa, Webvan había quebrado y estaba fuera del mercado.”

Fuente: Manual del emprendedor, Black y Dorf.

mvp

Webvan es un claro ejemplo de que el modelo de desarrollo de productos cambió. Ahora se trata de desarrollar clientes y co-crear junto a ellos la mejor solución. Atrás quedaron las grandes inversiones iniciales, los consultores de alto nivel y las decisiones tomadas desde un escritorio en base a investigaciones de mercado que tardaban de 6 meses a un año. 

Los 6 pecados capitales del viejo modelo de introducción de productos nuevos:

  1. Suponer que «sé lo que quiere el cliente».
  2. El error de creer que «sé qué características debe tener el producto».
  3. Concentrarse en la fecha de lanzamiento.
  4. Énfasis en la ejecución en lugar de hipótesis, pruebas, aprendizaje e iteración.
  5. Los planes de empresa tradicionales presumen de estar realizados sin pruebas ni errores.
  6. Confundir los puestos de trabajo tradicionales con lo que se necesita hacer en una startup.

Fuente: Manual del emprendedor, Black y Dorf.

Es el momento de los MVP

Quien popularizó este término fue Eric Ries con su método The Lean Startup, y sobre esta base Steve Blanck y Bob Dorf en su Manual del Emprendedor, definen un MVP (Producto Mínimo Viable) como “el primer prototipo con el cual se puede interactuar con los clientes y su entorno. Y de esa interacción surgen las ideas de mejora, se puede testear la utilidad y, en definitiva, una batería de hipótesis que todo emprendedor tiene que validar antes de salir al «mercado»”. 

En el siguiente video de Nestor Guerra, speaker internacional en temas de innovación y emprendimiento, se explica breve y concretamente qué es un MVP.

For privacy reasons YouTube needs your permission to be loaded. For more details, please see our Política de cookies.
I Accept

Diseño de pruebas y experimentos

Una prueba será el proceso mediante el cual se comprobará o no una hipótesis. Y una hipótesis puede ser -el qué- se quiere lograr con un producto o servicio. Esto debe ser ágil, en el menor tiempo y con el mínimo de recursos posibles. Todo se resume en el siguiente ciclo:

diseño de pruebas y experimentos

En muchos casos, y mejor que así sea, esto se convierte en un ir y venir. Pues, en la medida que se va interactuando con el cliente, este irá aportando sugerencias de ajuste, las cuales serán consideradas y vueltas a mostrar para validar que todo ha quedado según las expectativas.

“El cliente sabe que tiene un problema, pero no está claro en cuál es la mejor estrategia o solución para obtener el mejor resultado. Nuestro trabajo es escucharlo, asesorarle y presentarle la solución con mayor impacto a la gestión del negocio”.

José Luis Paredes, Data Scientist en GoToDigital

 


3 marcas exitosas que apostaron a los MVP

Dale play y conoce la historia de Buffer, Dropbox y Zappos que los llevó a capitalizar millones de dólares.

For privacy reasons YouTube needs your permission to be loaded. For more details, please see our Política de cookies.
I Accept

GoToDigital: no ofrecemos productos, ofrecemos una solución que vamos a co-crear juntos

Somos una agencia de diseño computacional que crea servicios digitales para resolver problemas de negocios mediante procesos de datos, tecnología y creatividad. Desarrollamos soluciones tecnológicas en base a la cultura de los MVP. 

Para nosotros un Producto Mínimo Viable empieza por entender muy bien el negocio de nuestro cliente, a través de la escucha activa. En este sentido, existe una fase de reuniones cuyo objetivo es captar la situación actual, mediante la realización de preguntas poderosas que detonen en la verbalización de problemas y posibles soluciones por parte del mismo cliente.

metodologia gotodigital

Bajo esta metodología de desarrollo ágil hemos logrado un tiempo de 3 a 6 meses desde que iniciamos el proceso de co-creación, desarrollamos los MVP y lo ponemos en marcha.

Lo más importante en un MVP de carácter tecnológico es:

-Entregar con veracidad de origen a destino sin desvirtuar los datos.

-Proporcionar información útil.

-Permitir a nuestros clientes tomar las mejores decisiones.

¿Estás listo? ¡Go!