Estamos en la era de la 4ta revolución industrial que impulsa a las empresas a transformarse digitalmente haciendo uso de tendencias tecnológicas para automatizar, potenciar, rentabilizar y regenerar sus procesos hacia un camino cada vez más sostenible.

El costo de transferencia de las revoluciones anteriores trajo consecuencias como el calentamiento global. La temperatura global está aumentando más de un grado -estamos generando el calor equivalente a cuatro bombas atómicas cada segundo- lo cual está condicionando el aparato productivo mundial hacia la economía circular.

Tecnologias 4ta Revolución Industrial

¿Qué es la economía circular?

El proceso natural en una cadena de producción es extraer, refinar el material, fabricar componentes y ensamblarlos en un producto que usamos y desechamos. Esa es la economía lineal, donde cuánto más se extrae, refina, fabrica y ensamblan productos más se encarece la cadena de valor, y peor aún, en cada fase del proceso se crean más residuos impactando el ambiente.

En este sentido, podríamos pensar que el reciclaje es la solución. Ciertamente ayuda, pero, no basta. Estadísticas públicas en Internet demuestran que solo menos de la mitad de los residuos se consiguen reciclar y convertir en productos útiles. 

A este respecto, surge la economía circular o regenerativa. Sin profundizar demasiado, su mismo nombre refiere un ciclo cuyo principio es reutilizar. Su fórmula permite, no sólo ahorrar dinero, sino captar ganancias, a través de la innovación y la circularidad.

Las 7 R de la Economía Circular

Esta tendencia persigue la eliminación de residuos. Es el proceso donde se crean productos cuyos materiales regresan para ser aprovechados. Hablamos de bienes reparables, actualizables, con piezas pensadas para convertirse en materia reutilizable con los que se crearán nuevas piezas, que se transformarán en nuevos bienes sostenibles.

Existen estudios de la Unión Europea que estiman la disminución de un 65% en las emisiones de CO2 para el 2030 gracias a la economía circular. 

Ahora bien, ¿qué tan rápido puede actuar la industria?

Esto dependerá de sus procesos y herramientas al alcance. Lo cierto es que, se necesitan nuevas tecnologías, incluidos procesos de aprendizaje ágiles con ciclos iterativos de diseño, creación de prototipos y retroalimentación para alcanzar la transformación hacia un modelo ecointeligente

Inteligencia Artificial aplicada a la economía circular

Una de las tecnologías más potente en la industria 4.0 es la Inteligencia Artificial (IA), la cual se centra en el estudio y desarrollo de sistemas capaces de realizar tareas atribuidas a la inteligencia humana, incluyendo su aprendizaje progresivo. En otras palabras, IA tiene el poder de compilar, gestionar e interpretar datos/información, aprender de ellos, generar conclusiones y tomar decisiones como un humano. Incorporando esta tecnología en el negocio circular, podríamos ser capaces de:

    • Mejorar y acelerar el diseño circular: aplicando un asistente iterativo que con aprendizaje automático detecte material reutilizable, ubicándolo en la sección correcta del túnel de producción, realice pruebas y prototipos más rápidos.
    • Facilitar la operación: un software de IA permite conocer en tiempo real datos históricos de productos y clientes, ayudando a promover la circulación de productos mediante precios competitivos y predicción de demanda, pasando por mantenimiento predictivo y gestión inteligente de inventarios.
    • Infraestructura circular: realizando aproximaciones con pruebas de simulación para medir la transición de un modelo lineal a circular.

Este es un tema tan importante, como la expectativa de vida de todos en el mundo. Está ocupando a gobiernos e instituciones.

¿Sabías que existe un centro de innovación y economía circular para América Latina?

Desde allí capacitan a las empresas sobre esta tendencia y masifican su concepto hacia una sociedad circular global.  

“Los que nacieron antes de los `90, como yo, recordarán que las bebidas vienen en envases retornables. Uno pagaba un depósito por el envase y luego, cuando devolvía la botella, lo recuperaba, ya sea en el kiosco amigo o en el supermercado. Luego, los distribuidores de las bebidas se llevaban los envases de vuelta a las fábricas, en donde se limpiaban hasta quedar como nuevos, y se volvían a rellenar para volver o distribuir bebidas. ¿Qué pasó? Ahora cada vez más se usan envases descartables, de plásticos, aluminio y vidrio, generando cantidades enormes de desechos de materiales valiosos que, en gran parte, no son reciclados. Éste último es el típico modelo lineal de consumo, mientras que el primero es un modelo de Economía Circular, concepto que se viene escuchando cada vez más fuerte en estos últimos años.”

Petar Ostojic – Fundador y Director Ejecutivo del Centro de Innovación y Economía Circular – CIEC

Entonces ¿Te unes a la sociedad circular?

En GoToDigital hemos hecho acercamientos con el cluster de energía sostenible de la Cámara de Comercio de Medellín, el cual “promueve un ecosistema de ciudad-región responsable con el ambiente, con énfasis en eficiencia energética, energías renovables, economía circular, generación de energía a partir de residuos; impulsa la gestión inteligente de la energía y servicios públicos conexos, así como la promoción de los servicios asociados con el conocimiento especializado; buscando el desarrollo e internacionalización de la industria relacionada con la energía sostenible, articulando recursos, empresas e instituciones y contribuyendo al crecimiento económico de Medellín y la Región Metropolitana.”

Estamos deseosos de aportar soluciones encausadas a solucionar esta problemática basadas en tecnologías 4.0, como Internet de las Cosas (IoT), Inteligencia Artificial (IA) y Blockchain, pilares de nuestro core.

¡Vamos juntos hacia la transformación!