Cientos de empresas alrededor del mundo se encuentran
recelosos ante la idea de implementar una estrategia basada en
datos dentro de su dinámica laboral. Dentro de la experiencia y el
estudio del Big Data existe la mala concepción de encontrarse
destinada solo a empresas de gran talla, amplia cantidad de
profesionales y capacidad monetaria.

Enfrentarse a esta idea ha frenado a muchos emprendedores,
pequeñas y medianas empresas a crear un plan estratégico
enfocado en Big Data. Algunos no conocen la capacidad que
poseen para obtener una gran cantidad de datos por parte de sus
clientes, llena de potencial para generar ideas, encontrar fallas y
generar engagement con sus públicos.

Al hablar de Big Data además de enfrentarnos con la idea de
aprender nuevos conceptos, modelos de trabajo, tecnologías e
incluso un poco de leyes y privacidad del cliente debemos batallar
contra la mentalidad de “no poseer la suficiente capacidad para
implementarla”.

Con esto en mente, queremos resaltar las oportunidades que
como pequeños y medianos empresarios son capaces de obtener
al analizar de manera asertiva de qué forma incluir los beneficios
del Big Data:

1. Conocer a sus clientes: pensamientos, sentimientos y acciones

Si consideramos cómo se construyen las relaciones interpersonales podemos encontrar que no todas son exactamente
positivas o poseen una gran profundidad de entendimiento entre las partes. Para las empresas actuales es indispensable lograr
un nivel alto de relaciones positivas con sus clientes, basadas en la confianza, el interés en común, conocimiento uno del otro y
sinceridad a través de todo el camino.

Pero, ¿cómo lo logran los grandes expertos? Aquí vemos la complejidad de qué significa poseer los datos de tus clientes. A
través de su análisis y estudios somos capaces de conocer aspectos relevantes de ellos como grupo o individualmente, esto nos
lleva a crear la relación de la que hablamos anteriormente, te conozco lo suficiente para saber qué te gusta, cuándo y dónde.
Es posible adaptarse a lo que la información que dichos datos nos ofrecen, enfocando principalmente en qué queremos
alcanzar y fortalecer. La forma en la que se maneja la empresa de forma interna genera la acción que posteriormente afecta al
cliente, a su vez, este realiza acciones que afectan la empresa y desde la cual debe obtener suficiente información para
responder de forma más adecuada.

La capacidad de los datos de aclarar el panorama genera acciones más claras, confiadas y al estar basadas en información de
calidad podrás garantizar su efectividad. Tus clientes desean ser escuchados, entendidos y mimados.

 


2. Información para desarrollar el interior de la empresa

Muchas de las conversaciones sobre Big Data están direccionadas a los resultados en clientes y beneficios para ellos. A pesar de
que la cultura customer centric aumenta en poder y puede ser encontrada como característica en común entre las mejores
empresas de la actualidad, es debido mencionar que al igual que con sus clientes finales, enfocan grandes esfuerzos para
mejorar, fortalecer y mantener excelentes procesos internos.

Así como somos capaces de establecer analíticas digitales para conocer a nuestros consumidores podemos establecer una
estructura basada en datos, su estudio y análisis para conocer de qué forma se comportan nuestros procesos internos, las
acciones de marketing digital y efectividad en la creación de soluciones tecnológicas. Esto equivale a una ventana abierta
donde poder rediseñar y modificar las direcciones de trabajo, implementando una forma ágil de llevar adelante el equipo.

3. Obtener ideas a partir de lo que conocemos

Para seguir en el camino hacia el futuro las empresas enfrentar una necesidad de superación constante para resaltar a pesar de la gran competencia mundial, para medianos empresarios la innovación de sus productos o servicios puede estar enfocado en mejorar la experiencia del usuario o en algunos casos incluir nuevas características. El momento en el cual se encuentre la organización determinará de qué forma debe ser mejorado ese producto o servicio, pero definitivamente la innovación, adaptación y creación debe estar dentro de las prioridades. 

Actualmente, enfocados en la filosofía customer centric antes mencionada, las ideas no nacen por sí solas. De una forma muy sutil se ha generado un estado de cocreación que impulsa a los clientes al próximo nivel, ser capaz de opinar e idear junto a su marca favorita cuál será la próxima mejora. Esto beneficia a las empresas desde muchos ángulos: crea nuevas ideas al ampliar sus fronteras de comunicación, la información será casi infinita, destina los fondos a la creación de forma más óptima, toma en cuenta la opinión de sus clientes y fortalece la relación.

Estos son primeros pasos ante un camino largo que evoluciona dentro de sí, estamos enfrentando la mejor era para la creación y el desarrollo tecnológico donde las oportunidades se presentan para todas las personas con una buena idea. La capacidad de las nuevas tecnologías de adaptarse o ser adaptadas por las empresas demuestra un gran poder de fortalecimiento.