Los procesos de transformación digital exigen una nueva forma de trabajar, más ágil y colaborativa, en la que se apliquen las nuevas tecnologías a la consecución de los objetivos de negocio.

El término DevOps nace de la necesidad de entregar mejores resultados en plazos de tiempo más cortos, sin dejar de lado la calidad y funcionalidad del producto entregado.

Ello se ha traducido en cultura agile, que ha modificado la forma de pensar de las empresas en el momento de conformar un equipo de trabajo, resaltando la importancia de que los equipos de Desarrollo y Operaciones colaboren entre sí durante los desarrollo tecnológicos.

DevOps_1

¿A qué nos referimos cuándo hablamos de DevOps?

Como puedes observar la palabra DevOps es un acrónimo en inglés donde encontramos dos palabras que se traducen en toda su esencia; Desarrollo y Operaciones.

Jesús Sánchez, director de Desarrollo y Mantenimiento de Gas Natural Fenosa comenta
«DevOps es un enfoque que da la oportunidad de adecuar el modelo de digitalización a los objetivos de negocio»

Pero entonces, ¿Qué se obtiene cuando unes las áreas de desarrollo y operaciones? Resultados en tiempo real, rápidos, efectivos y de bajo costo de una manera continua e ininterrumpida y con la capacidad de pivotar, siempre que sea necesario.

¿Y cómo se traduce en cifras? Al implementar DevOps podrás:

  • Obtener un ROI en 5 años de un 531%.
  • Acelerar el ‘time to market’ en un 66%.
  • Reducir el coste de la plataforma de
    infraestructura y desarrollo de IT por aplicación
    en un 38%.
  • Reducir el tiempo de desarrollo de aplicaciones
    del departamento de IT por aplicación
    desarrollada en un 35%.

¿Es una metodología, una herramienta o un proceso?

A pesar de la confusión que puede surgir al enfrentarse a este concepto cuando hablamos de DevOps estamos mencionando una metodología.

Una forma de trabajar más inteligente adoptada por sus propios protagonistas, con una necesidad clara de cambio cultural antes de comenzar a implementarla, de hecho una de las grandes dificultades de la correcta aplicación de Devops y del mismo modo, de la transformación digital estriba en evolucionar la cultura corporativa.

Normalmente los equipos “clásicos” no poseen una mentalidad global de las acciones que realizan, es decir, tus resultados afectan no solo tus proyectos sino a todos los involucrados e incluso aquellos equipos que continúen con el proceso.

Por ello a fin de evitar ineficiencias durante la aplicación del DevOps, es importante crear equipos multifuncionales, ofrecerles un reto de negocio y dotarles de autonomía. Cada miembro de ese equipo
‘ad hoc’ estaría dotado de una misma autoridad dentro del mismo. A la vuelta, esas personas se redistribuirían en nuevos equipos de trabajo. El objetivo es impregnar ese ‘virus’ de la colaboración.

Si tu empresa está pensando en reinventarse y tomar una nueva dirección comunícate con nosotros y aprende cómo podemos ayudarte.