Design Thinking para crear e innovar - The Learning Company Gotodigital

Design Thinking para crear e innovar

En los últimos años las organizaciones se han visto obligadas a innovar en el desarrollo de sus procesos, métodos y productos, siendo necesario para mantener a flote sus proyectos y garantizar el éxito trabajar constantemente con modelos disruptivos y que vengan de procesos creativos avanzados.

Estas han incorporado sistemas que le permiten ampliar su conocimiento sobre la población, al cambiar su propia mentalidad en búsqueda de entender las demás.

Es aquí donde hablamos de Design Thinking, originalmente utilizado por diseñadores en su proceso de creación en búsqueda de nuevas soluciones. Existen tres definiciones importantes que ayudan a entender el propósito de este sistema y qué se busca con él.

La Interaction Design Foundation y el CEO de IDEO Tim Brown lo definen bajo conceptos similares al llamarlo un proceso iterativo impulsada por la observación directa del usuario; esto busca conocer y entender qué quiere la gente, qué necesita, qué le gusta o no de la forma en la que se fabrica un producto. Este proceso deja de lado suposiciones personales, y redefine los problemas en búsqueda de señales que direccionan la estrategia.

El Design Thinking se compone por métodos prácticos y formas de pensar, que al ser combinadas construyen una mejor comprensión sobre las personas a las cuales se venderá el producto o servicio.

Por su parte David Kelley, cofundador de IDEO, lo establece como:

“Un enfoque de la innovación centrado en el ser humano, que se basa en el conjunto de herramientas del diseñador para integrar las necesidades de las personas, las posibilidades de la tecnología y los requisitos para el éxito empresarial”.

De acuerdo con esto se establece con claridad la importancia del usuario en el proceso, es imprescindible encontrar su punto de vista y enfocar las acciones en mejorar y solucionar el problema de acuerdo a su forma de pensar. Esto obliga a enfocarse en la creación de productos necesarios y esperados por ellos, donde las ideas surgen de la necesidad, en búsqueda de establecer una experiencia favorable.

También es claro,  que no se deja de lado los beneficios que pueden encontrar las empresas en la implementación de este pensamiento y forma de trabajo. Cuando es creado con base en conocimientos válidos sobre opiniones y emociones se disminuyen las posibilidades de malgastar recursos e inversión en productos que realmente no agregan valor a los usuarios.

El Design Thinking contribuye a transformar las empresas en organismos más humanos, donde en todos sus niveles sean capaces de conectar con sus clientes y demuestren con acciones la importancia que representan. Sus ámbitos de aplicación incluyen: desarrollo de productos, servicios, políticas públicas, intervenciones urbanas, diseño organizacional, manejo de comunidades, planificación estratégica, entre otros.

Los 5 pasos elementales del Design Thinking

El proceso creativo engloba aspectos necesarios para llegar a la meta, enfocado en generar un ambiente donde sea capaz la iteración y así mantener un constante flujo de trabajo y creación.La libertad que presenta el proceso equivale a poder transformar el proyecto a medida que este lo requiera, mejorar e innovar para siempre alcanzar el mejor resultado posible. El proceso se compone por cinco etapas claves, las cuales son:

1.    Empatizar

Se trata de encontrar, visualizar y entender los sentimientos de los usuarios, ponerse en su lugar y formar parte de la experiencia inicial como cada uno de ellos. Esta se logra gracias a la observación constante, tomando en cuenta el contexto y situaciones. De esta forma se conoce las motivaciones personales de los clientes, que los lleva a reaccionar de una u otra forma.

2.    Definir

Luego de tener una imagen amplia sobre qué sucede con nuestros usuarios es momento de determinar cuál es el problema y sobre qué bases se direccionará el camino a la solución. Es decir, definir la perspectiva para enfocar los esfuerzos futuros.

3.    Idear

En esta etapa no existen los errores, es necesaria la creación de cientos o miles de posibilidades por parte del equipo de trabajo para llegar a una opción válida de acción. Esto permite la construcción de diversidad, amplia la cantidad de ideas, transforma puntos de vista y establece escenarios más cercanos a la vida real.

Aquí es donde se eligen los conceptos para futuros prototipos con características factibles en creación, viabilidad económica y deseabilidad por parte de los usuarios.

4.    Prototipar

Una representación física de lo que será el producto final, para ello se utilizan técnicas de sketch, diseño 3D, bocetos, entre otros. Este paso contribuye en la visualización del producto incluso antes de invertir en un primer modelo, donde no es necesario grandes recursos solo imaginación y habilidades para crear con pocos elementos.

En esta etapa se encuentran posibilidades de mejora que no serían posibles en un proceso común de creación, donde en muchos casos se inicia la producción de un nuevo producto antes de conocer mejor sus defectos.

5.    Testear

De aquí surge nueva información, extraída de la interacción de un simple prototipo que puede o no satisfacer las necesidades del usuario. Esta etapa del proceso puede generar nuevos conocimientos desconocidos en el momento de empatizar.

Estar en contacto con un prototipo puede redefinir la forma en la que los usuarios interactúan con él, creando otra nueva oportunidad de volver en el proceso y mejorar la idea al agregar, eliminar o retomar una anterior.

Design Thinking_1

Cómo adoptar el proceso Design Thinking

Esta forma de trabajo y creación forma parte de muchas que están siendo implementadas por empresas que desean formar parte de los primeros lugares en innovación dentro de su área. Estas buscan alcanzar o han logrado la transformación digital en su estructura y pensamiento, además de aceptar al usuario como uno más del equipo.

Su característica propia de repetición lo transforma en un proceso excelente para encontrar errores, fallas y una gran posibilidad de mejora en la producción, lo cual deriva en ganancias cualitativas y cuantitativas para las empresas. Para establecer una base óptima para actuar al estilo Design Thinking es necesario que:

  • Se conozca la importancia del usuario en el proceso y se trabaje en pro a mejorar su experiencia.
  • Poseer la capacidad de crear equipos multidisciplinarios donde abunden puntos de vistas y experiencias.
  • Adaptarse y aceptar los cambios
  • Promocionar un pensamiento donde es posible equivocarse, incluso mejor si sucede más de una vez.

El Design Thinking puede generar gran emoción en la creación de nuevas ideas, innovar a diario, enfocar el equipo hacia un solo objetivo, obtener mejores soluciones basadas en información de calidad e inspirar un nuevo futuro. Si deseas más información sobre cómo iniciar un nuevo proceso creativo o mejorar el trabajo de tu equipo, podemos ayudarte.

By |2019-06-12T17:40:23+00:00enero 29th, 2019|Development|

¿Tienes algún comentario?

En nuestra web son utilizadas cookies propias y de terceros capaces de brindar información sobre sus preferencias de navegación que ayudarán a mejorar nuestro trabajo.

Encuentra nuestra política de cookies aquí

Estoy de acuerdo