Hoy en día la forma de liderar y conducir un equipo al éxito puede verse afectada en gran medida si la triada de decidir, delegar y accionar no evoluciona. Es así, como las empresas destinadas a crecer en la era del dato podrían enfrentarse a la evolución más considerable en los aspectos de construcción de equipo, formas de trabajo y ejecución laboral. En consecuencia, los líderes que se enfrentan a estos retos deben iniciar un proceso de evolución interna a la par de sus empresas.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Hasta ahora conocemos como líderes a personas confiables, seguras, inteligentes y sumamente capaces de enfrentar la toma de decisiones. Ciertamente, una imagen a la cual seguir. Poseer todas estas cualidades y otras más seguramente les han servido para construir una buena base como pilares de sus equipos, pero es momento de evolucionar.

En el mundo de las empresas que basan sus estrategias y filosofías en el uso del dato, los líderes son piezas claves en el proceso de adaptación para la transformación digital, destacando dentro de su perfil profesional tres claves que lo impulsan al éxito.

  1. Capacidad de utilizar el contexto a su favor

Hablamos de información, un líder moderno no puede basarse solo en su experiencia profesional y visión, sino ser capaz de utilizar los conocimientos que poseen él y su equipo. Saber y conocer el contexto mediante información recopilada a través de los años brinda indicadores exclusivos que pueden ayudar a dibujar el camino dentro de los rápidos cambios del día a día.

Lo que se busca es encontrar una visión global cargada de información de calidad, en muchos casos obtenidos por la misma empresa y contenidos dentro del nuevo pensamiento del líder, quien conoce la importancia y valor que tiene.

2. Hacen del aprendizaje una prioridad

Los líderes de este modelo empresarial van más allá del aprendizaje como estrategia de retención de sus trabajadores. El aprendizaje compartido y la co-creación vienen dados por la actitud de buscar una oportunidad de mejora tanto para el aspecto interno de la compañía (desarrollo de tecnologías, técnicas, habilidades) como para el sector donde se desenvuelve. Al crear tecnología que funcione como plataforma para otras empresas se garantiza el avance progresivo en conjunto, lo cual equivale a una nueva estrategia de crecimiento, ahora en colectivo.

 


3. Confían en la automatización

Aceptar, entender y mantener el uso de la tecnología para solucionar problemas complejos dentro del flujo de trabajo es característica esencial de un buen líder. Balancear la capacidad humana de su equipo con las herramientas tecnológicas disponibles garantiza el mejor resultado.

Incluir nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial y el Machine Learning caracteriza una estrategia adecuada para las empresas enfocadas en el uso del dato debido a su gran complejidad en el proceso de aprendizaje continuo destinado a crecer exponencialmente.

El liderazgo del futuro es evolutivo, debido a la posición que enfrenta dentro del mundo cambiante de las ventas de productos, servicios y la forma de afrontar las necesidades de los clientes. Es importante mantener el pensamiento en el futuro, aceptar que las acciones del presente pueden afectar y moldear la forma en la que nuestro equipo pueda trabajar a nivel local o global.

Este estado transformacional de lo que significa ser un líder invade el estereotipo de elementos más humanos que complementan el enfoque visionario y empresarial, características como: carisma, inspiración, estímulo intelectual y consideración del empleado como individuo demuestran la diferencia entre un verdadero líder y un jefe.